Psicodrama y cine

El Psicodrama es un método psicológico, psicoterapéutico y psicopedagógico que consiste en dar la posibilidad a una persona a que imagine y escenifique un problema o conflicto personal, en lugar de que se limite a hablarlo.

El cine también está basado en la acción y el movimiento .Comparte con el psicodrama el hecho de que no basta con contar historias, también es necesario mostrarlas.

El Psicodrama y el Cine funcionan como un espejo mágico, y a través de él, podemos transformar nuestra imagen y todas las imágenes de opresión que éste refleje.

Jacov Levy Moreno, el precursor del Psicodrama llamaba “ Hambre de actos” a esta necesidad de “algo más que hablar” de sus reacciones y deseos.

“ Algo más que hablar”, por eso no sólo nos limitamos a hablar de nuestros problemas ni debatir sobre análisis fílmicos. En la Escuela Unocine Hacemos cine del Oprimido, hacemos cine y psicodrama, y eso nos sana.

Moreno es quien en 1926 lleva el arte teatral a un ámbito de curación no experimentado hasta entonces por el Teatro. Coloca a un actor-paciente por primera vez en un escenario teatral, donde éste dramatiza su patología y sus vivencias frente a un público que a su vez también es espec-actor-paciente.

 

El cine también es terapéutico, verlo, analizarlo y hacerlo; eso ya lo sabemos, pero en la Escuela Unocine, tratamos de hacer viable una metodología para la acción, para la creación de guiones, para la nterpretación. Creamos una zona donde confluyen el Hacer Cine y el Psicodrama.


El Psicodrama cuenta con mucha riqueza y variedad de técnicas,con hondas raíces en el teatro.La mímica, los gestos, la proyección del cuerpo y el manejo del espacio, entre otros, introducen una nueva dimensión en el discurso. El control que se ejerce sobre la expresión verbal, se supera gracias a la dramatización.

Muchas cosas que no pudieron decirse serán representadas.

No existe un guion a seguir por los actores y actrices. El libreto es la propia vida del protagonista.

El cine y el Psicodrama comparten otro territorio común: el manejo de las luces y las sombras, ya sea en su dimensión estética o en su dimensión psicológica.
La sombra de las luces y las luces de la sombras.

La luz en el cine se cuida con herramientas como el fotómetro, la temperatura de color o contraluces. En Psicoterapia, las luces y sombras del protagonista tienen un sentido Jungiano. En las sesiones de Psicodrama se tratarán de integrar las luces y sombras personales con sillas vacías, realidades sur plus, dobles o Yoes auxiliares entre otras.

La finalidad,es conseguir la magia del instante, el insight del protagonista y el público, el pasado y el futuro en el ahora.

El Psicodrama trata de desarrollar la espontaneidad y la creatividad. Es un método de acción . Es un método vivencial.

 

El psicodrama nos permite sumergirnos en las escenas, tanto actuales como del pasado, para decir lo que no dijimos, hacer lo que quisimos hacer y no pudimos.
Se dramatiza vida.

Cualquier vivencia personal,conflicto, experiencia real o imaginada, externa o interna, del pasado del presente o del futuro puede ser materia de psicodrama. Fantasías, sueños, delirios, recuerdos,olvidos. El psicodrama consiste en dramatizar esas vivencias movilizando a toda la persona con la máxima cantidad de recursos posibles tanto verbales como corporales, experimentándolas al máximo, como si estuvieran sucediendo en el presente.

Los guiones se escriben simbólicamente en un gran diván de grupo. El protagonista dramatiza su propio conflicto en el espacio escénico donde se exploran las dimensiones psicológicas del mismo.El grupo participará como Yoes auxiliares o público (espec-actores).

 

La actuación dramática es un estado interior intermedio, un intermediario entre la fantasía y la realidad. La modalidad es ficticia pero la experiencia es muy real. La modalidad ficticia nos permite hacer cosas que aún se encuentran afuera de nuestro alcance en la vida real, tales como expresar emociones temidas, cambiar patrones de conducta o exhibir nuevos rasgos. Una vez que las hemos vivenciado, aunque en modo ficticio, estas nuevas experiencias pueden formar parte del repertorio de nuestra vida real.

 

La Dramatización es el núcleo del psicodrama, un verdadero laboratorio que tiene al Escenario como el espacio concreto que es construido específicamente para tal fin. En este espacio el protagonista puede explorar, experimentar y ensayar soluciones o alternativas personales en un campo apropiado.

Dirigimos la dramatización para que el Protagonista pueda encontrar por sí mismo los caminos y las salidas a sus conflictos y opresiones. Facilitamos la selección de roles y escenas, buenas hipótesis dramáticas y terapéuticas y un eficaz manejo de los Yo auxiliares.

En la Dirección psicodramática de escena renunciamos al rol omnisciente, y nos situamos en la permanente aceptación de la posibilidad ( aún más, de la inevitabilidad) de cometer errores.
Será el Protagonista el que tenga el papel activo de acceso a lo más profundo del conflicto que plantea, para favorecer el insight, la catarsis de integración que libera para generar un aprendizaje nuevo.