Sonido

Nos basamos en el plano de audio como herramienta para aprender a escuchar. Mario, inquieto, inseguro, solitario, cambió radicalmente a través de la experiencia de trabajar como técnico de sonido durante los rodajes.

Asumir esta responsabilidad le sumió en el silencio y la escucha. Comenzó a escuchar a otros compañeros y compañeras, filmando secuencias cinematográficas, diálogos y sesiones de psicodrama e interpretación. Tras cortar, Mario descansa para secarse las lágrimas, dejaba de sentirse solo y comenzaba a empatizar con muchas de las emociones y conflictos que se ponen en escena durante los rodajes o que interpretan los personajes.

Una vez le preguntaba a Gisela, una de las menores de Santiago Uno, qué era lo que más le pesaba de vivir en la casa, me respondió que el ruido constante… Silencio! se rueda!