Guion

Muchas cosas que no pudieron decirse serán representadas.

No existe un guion a seguir por los actores y actrices.

El libreto es la propia vida del protagonista.

Como Berlanga, queremos “volver a los orígenes del cine: la improvisación; eliminar esa Gestapo que es el guión, para que de cada plano crezca un pedazo de universo”

Trabajamos sobre el guion de nuestras propias vidas a través de la creación colectiva de las secuencias. Usamos herramientas terapéuticas como el psicodrama para escenificar conflictos y construir personajes y secuencias.

Trabajamos para que afloren las emociones y con ellas nos conocemos un poco más.

Muchas cosas que no pudieron decirse serán representadas.

No existe un guion a seguir por los actores y actrices.

El libreto es la propia vida del protagonista.

A raíz de las experiencias que hacen brotar emociones y sentimientos en nosotros, construimos y aplicamos la narrativa cinematográfica a una secuencia. Nuestras películas se construyen tanto en la improvisación como en el montaje.

Somos la voz de los menores de protección e infractores que viven en centros y permanecen ocultos y silenciados. Nuestro objetivo es que se retraten con la factura cinematográfica que merece su papel en el mundo.